Tu Cabello

Tu Cabello

 

El cabello, o pelo del cuero cabelludo, tiene un papel funcional de protección del cerebro y sobre todo de la piel del cuero cabelludo, tanto de las adversidades climatológicas (sol, variaciones térmicas,...) como de los traumatismos.

 

El pelo es una producción epidérmica filamentosa, pigmentada y cornea, compuesta por paquetes de fibrillas retorcidas en forma helicoidal (hélice) o espiral de queratina (proteína dura y a la vez ligera) unidas por moléculas de azufre, lo que asegura la cohesión, rigidez y solidez del pelo.

 

La elasticidad es la propiedad más importante del cabello. La capacidad de estiramiento de un cabello seco es del 30% de su longitud, pero puede llegar al 100% cuando está húmedo. En cuanto a la resistencia mecánica, la carga de ruptura es del orden de los 50 gramos por pelo, de forma que un hombre colgado por sus cabellos podría perfectamente soportar su propio peso. El diámetro del cabello femenino es ligeramente mayor que el del hombre. En la cabeza del adulto hay, por término medio, unos 120.000 cabellos; los rubios tienen mayor número y los pelirrojos menos. Las cejas constan de unos 600 cabellos, y las pestañas superiores de 150 a 200.

 

 

ESTRUCTURA DEL PELO

· El tallo (parte visible) está formado a su vez por tres capas concéntricas de células:

· la más externa, llamada cutícula, cuyas células están dispuestas en forma de escamas, como las tejas de un tejado.

· la central, córtex o corteza, capa más gruesa formada por queratina que da flexibilidad. Incluye la melanina, responsable de la pigmentación del cabello que varía según los individuos.

· la más interna, médula, constituida por células “sueltas” que no forman capas.

 

· La raíz o bulbo piloso es la parte que se implanta en el cuero cabelludo de forma oblicua a la superficie del mismo. La raíz está contenida en un saco, cuyo conjunto constituye el folículo piloso.

2.jpg
 

 

A través del pelo asentado en la raíz, se elimina grasa o sebo de la glándula sebácea anexa (pueden existir hasta 5), lo que da brillo al pelo. Cuanto mayor sea el tamaño de la glándula sebácea más pequeño será tamaño del pelo al que acompañe. De la base de la mayoría de los folículos pilosos parten músculos diminutos (llamados músculos erectores) que son los responsables del fenómeno de "horripilación" ("pelos de punta" o “carne de gallina”) que se desencadena por el frío, la emoción o la cólera.

 

 

COMPOSICIÓN QUÍMICA DEL PELO

El principal componente del pelo son proteínas, que suponen un 65-95% del cabello. La principal proteína del pelo es la queratina, proteína rica en azufre.El resto lo componen:

AGUA: El pelo es higroscópico, es decir que tiende a captar agua del medio externo

LÍPIDOS: La producción de sebo aumenta en la pubertad y va disminuyendo con la edad. Es mayor en las mujeres que en hombres.

OLIGOELEMENTOS: Contiene, de mayor a menor contenido, Carbono (44%), Oxígeno (30%), nitrógeno (15%), hidrógeno (6%) y azufre (5%).

 

 

COLOR Y FORMA DEL PELO

EL COLOR DEL PELO

El color natural del pelo es casi específico para cada individuo y comprende un amplio abanico de tonos que va desde el negro, el marrón, el castaño, el rojo, el rubio, pasando por el gris y el blanco. El color del pelo está en función de la cantidad y la calidad de la melanina situada en la corteza del tallo capilar. Dicha melanina está producida por las células situadas en la base de la raíz y depende de factores hereditarios, hormonales, nutricionales, etc. Este pigmento es más abundante en los cabellos oscuros. Con los años disminuye, debido a la disminución de la actividad de los melanocitos, justificando el blanqueamiento del cabello (canas). La herencia interviene en este fenómeno, que será más o menos precoz y más o menos rápido.

 

LA FORMA DEL PELO

El carácter más o menos rizado del cabello depende del ángulo de implantación de la raíz en la piel, de la forma del tallo piloso y de la configuración de las fibrillas de queratina (plana para los cabellos rizados y casi redonda para los cabellos lisos). El cabello humano visto en un corte transversal, puede dividirse en tres grupos generales: El pelo circular suele ser lacio; el ovalado, ondulado; y el comprimido, ensortijado o crespo. Existe correlación con las distintas formas del cabello y la raza o grupo étnico específico. En la raza amarilla predomina el pelo lacio y resistente, de sección circular. En la raza negra el pelo ensortijado y recio, de sección elíptica o reniforme. Y por lo general en la raza blanca es ovalado, liso y relativamente sedoso, con un color que varía del rubio al negro, pasando por las diferentes tonalidades del castaño.

 

 

EL CRECIMIENTO DEL PELO

El crecimiento del pelo está sujeto a un proceso cíclico, pudiéndose distinguir tres fases, a cada una de las cuales les corresponde un aspecto particular del cabello:

· La fase anágena, corresponde al período de reactivación y crecimiento activo del cabello que dura de tres a seis años. Son la gran mayoría de los cabellos (80-90%).

· La fase catágena, período de regresión que dura tres semanas. La actividad del folículo se detiene durante esta fase. El cabello se encoge y se vuelve inactivo

· La fase telógena, con una duración aproximada de tres meses, la raíz del cabello degenera y se desprende de la papila. El pelo cae y la zona germinativa entra en un período de inactividad, por lo que se ve desplazada por un nuevo folículo adyacente que entra en fase anágena entre las 6 y 10 semanas. Cada día caen entre 50 y 100 cabellos de manera natural.


A lo largo de la vida se suceden unos 25 ciclos foliculares. En el caso del pelo del resto del cuerpo la duración de las fases es a la inversa. El crecimiento de los cabellos de un adulto normal es alrededor de 1 mm cada tres días o 1,25 cm al mes. Al alcanzar los 25 cm de longitud este ritmo se reduce a la mitad debido a la influencia del peso del pelo.

 

Tal crecimiento se ve influenciado por factores hormonales, genéticos, nutricionales y psíquicos. Es más rápido en los meses de verano, entre los 15 y los 30 años de edad, en las mujeres y en la localización de la zona superior de la cabeza. El crecimiento es menor durante procesos patológicos, en el embarazo y en la zona de la nuca. La densidad de los cabellos disminuye con la edad. En el nacimiento es de 1.135 pelos/cm2 y en el adulto con un cabello normal será de 200 a 300 cabellos/cm2.

 

 

ALOPECIA

La alopecia se define como la pérdida de cabello, pudiendo ser ésta difusa (afectando a casi todo el cuero cabelludo) o en placas (con afectación de zonas concretas del mismo). Si bien la mayor parte de las causas de calvicie no suponen un deterioro de la salud, si plantean a veces un problema psicológico importante para el paciente. En cualquier caso, a la hora de investigar dichas alteraciones e implantar un tratamiento adecuado, debemos de considerar ciertos aspectos fisiológicos que afectan a la raíz del cabello, como la edad, el sexo o el embarazo.